Dígale no a Nic.ar

Quisiera decir que la relación que he tenido con Nic.ar es de amor y odio. Salvo que creo que jamás hubo amor.

Aprender a usar el viejo sistema era un bardo (ni hablar lo inseguro que era) y el nuevo no mejoró del todo. Yo doy gracias a Gackt de jamás haber tenido un problema que no haya podido solucionar yo sola (o with a little help from my friends) pero me canso de leer las quejas que han tenido tal vez TODOS los demás.

Así las cosas, repudio completamente la decisión de cobrar los dominios que hasta ahora siempre fueron gratuitos. Y ni hablemos de que la decisión no está reglamentada (Derecho en zapatillas ha indicado que es ilegal), que lo justifiquen con mentiras, que no utilicen sus propios medios para anunciarlo, los precios (un gran chiste), que éstos hayan sido anunciados UN DÍA HÁBIL antes de que la medida entre en vigor, que los organismos gubernamentales tengan un descuento importante (WTF?) y tanto más.
Ni hablar que hace nada habían desmentido los rumores de los cobros. ¡Mentirosos!

Por este motivo es que decidí organizar mis sistemas para prescindir de todos salvo uno de mis dominios (este) y poder dar de baja todo el resto.

Cabe destacar que no me jodería tanto si fuera un precio decente, o al menos con relación al servicio que prestan (y me refiero a este tipo de puntuación).

Y faltará bastante para que mis dominios venzan, pero no pago. Y si lo hago, va a ser el mínimo indispensable… Aunque con esos precios, seguro me pase a algún puntocom. Total, pasé casi una década con redireccionadores, no me va a joder volver a usarlos.

Para terminar dejo las propuestas del Partido Pirata, que me resultan de lo más razonables.

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + ocho =