Bolas de fraile del Topo

Posted on Abr 2, 2020 in Blog, Panes, Recetas | 1 comment

Cuarentena día 405724987239: Ya no sé ni como me llamo.
Pero sí recuerdo como gordear.
Las cosas andan bien por casa. La realidad es que trabajando todos remotamente, la cuarentena no nos afecta tanto. Lo que más me molesta es no poder mandar al crío al chino, la verdulería o la panadería cada vez que me falta algo.

Estuve probando pocas recetas. La primera es una de baguettes que Facu encontró en Youtube. La receta salió bien y es MUY rica, pero tiene tantos levados que el proceso se hace interminable.

La siguiente que probé vino de Twitter, específicamente de la mano de las churrerías El Topo. La receta puede leer en este thread. La transcribo a seguir como la hice yo (que tengo batidora/amasadora), aunque no es demasiado diferente.

Bolas de fraile

  • 500 gramos de harina 0000
  • 2 cucharadas de azúcar + cantidad necesaria para espolvorear
  • 10 g de levadura seca (1 sobrecito) o 50 g tradicional (1 cubito)
  • 100 ml de leche
  • 100 ml de agua tibia
  • 50 g de manteca pomada
  • Ralladura de medio limón
  • 2 huevos
  • Esencia/extracto vainilla
  • Aceite girasol como para freír
  • Relleno a gusto (dulce de leche, crema pastelera, nutella, etc).

En un bol integrar las dos cucharadas de azúcar, la levadura, la leche, el agua, la ralladura y el extracto de vainilla. Agregar la harina y amasar hasta lograr una masa lisa y homogénea. Agregar la manteca y volver a amasar todo hasta integrar.

Tapar con film plástico y dejar levar 20-25 minutos.

Después de esto desgasificar el bollo y armar bollitos de aproximadamente 50 g, lo que serían unas 18 bolas.

Colocar en una fuente y dejar levar otra media hora aproximadamente. Si al hundir un dedo en la masa esta queda marcada, es momento de freír.

Calentar el aceite a 140-150° y freír a fuego mínimo alrededor de 2 minutos de cada lado hasta que las bolitas se inflen bien gordas y estén doraditas.

Retirar del aceite y espolvorear con azúcar.

Hacer una incisión en cada bola (yo prefiero con tijera) y rellenar a gusto.

El veredicto

Si soy sincera, nunca fui muy fan de las bolas de fraile. No sé si es por lo fritas, por lo enormes… Pero esta receta me reseteó las ideas. Será que nunca había comido bolas de fraile realmente frescas.
Y es que recién hechas son una nubecita tibia con la superficie apenitas crocante. Le ponemos un rico relleno y ya está, me bajé como media docena.
Ese es el único inconveniente: pasan como agua. Nadie diga que yo no avisé.

La verdad es una receta de lo más simple y dentro de todo rápida con levados tan cortos. No hay excusa para no probarla.

Lo único que le modificaría es el tamaño. Nunca me gustó que las bolas de fraile fueran tan enormes. Las haría de 35-40 g. Me da la impresión que los donut holes (que son básicamente lo mismo) son algo así más peques…

Una mínima modificación que sí hice fue mezclar canela con el azúcar. Porque sí, soy una maniática.
Así que ná. Un saludo enorme al Topo y un agradecimiento por una genial receta. Voy a estar atenta, sepan que no va a ser la última de sus recetas que prepare.

One Comment

  1. Gracias por compartir la receta, tienen muy buena pinta 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *