Justa indignación

Posted on Ene 7, 2014 in Blog | 0 comments

Ese era el nombre de la nave de Bucky O’Hare, que no tiene nada que ver con esta entrada.

Estamos en plena ola de calor y es trístemente común que haya cortes de luz. Sé que tengo mucha suerte de estar en alguna fase privilegiada que se corta muy pocas veces (y por muy poco tiempo) cuando actualmente hay gente que lleva hasta 3 semanas sin luz. Así las cosas sé que la fase de enfrente no está TAN diferente. Tienen más cortes, pero no me parece que justifique las protestas que tuvieron lugar hace un rato nomás.

Hará dos horas que se cortó la luz y hacen casi 31°C afuera. Sí, hace demasiado calor para no tener ni un ventilador, pero no por eso vas a hacer un piquete. En especial cuando ya todo el mundo hace o hizo piquete… Sos invisible salvo para tus vecinos que probablemente están en tus mismas condiciones.

Así fue como a eso de una hora de empezado el corte a algún genio se le ocurrió cortar la calle.
Salvo que hay que lograr cortar una calle. Si no metés gente o cosas a los coches les va a chupar un huevo… Y así fue con la basura, que los colectivos arrastraron por toda la avenida y que obviamente, limpia Magoya.
En cierto momento hasta pensé que había vuelto la luz, pero al asomarme por la ventana lo que vi no fue luz eléctrica, sino fuego.
WTF? La policía -ya en el lugar de los hechos- bien, gracias.
Desde mi ventana vi a los vecinos de los edificios más cercanos al fuego (cuyo humo y calor recordemos que sube) quejarse de la falta de empatía. «Estamos en la misma» escuché a alguien decir desde un balcón.

 

Una foto publicada por Antares (@antares_chan) el

 

Habrán pasado unos 15 minutos y ante la columna de humo llamé al 911. El operador sonó muy confundido cuando le dije que ya había policía en el lugar.  Corté la llamada al oír el típico ruido de un matafuego.
El tema fue que con un matafuego no alcanzó. Al rato vinieron con otro y no hubo caso.
Un importante puñado de tarados en la calle (policías incluídos), todos de acuerdo con que el fuego no tenía nada que hacer ahí y al parecer nadie se acuerda de que todos los edificios tienen una canilla que si no está en la calle, está a dos pasos.

Así que fui yo.
Que estoy en un segundo piso con escalera.
Que con mi metro y medio (y ni hablar de la artrosis) me pesa bastante un balde con agua.

Busqué el balde (que ni sabía donde lo tenía), bajé, llené con el agua de la calle y crucé la avenida para lograr lo que docena y algo de oligofrénicos no pudo.
Un gil gritó «Nooo, nooo» a lo lejos. Me tropecé con mi chancleta (porque sin querer me mojé los pies) y enfilé para casa.
¿El fuego? No lo volvieron a prender y más les vale no hacerlo, que no voy a esperar que cambie el viento y me llene de humo la casa…

E insisto con el título de esta entrada. La indignación de no tener luz una noche como hoy es muy justificada. Es una situación de mierda y protestar es un derecho.
Pero tampoco seas hijo de puta. Si vas a cortar la calle, metete con tu familia a bloquear el tránsito. No pongas basura porque se van a romper las bolsas y después no se va a limpiar solo.
Si hace calor, no le tires más calor y humo a la gente que está en la misma situación que vos.

En especial porque no sirve de un carajo. No te van a conectar la luz más rápido. Y si no llamaste a algún medio simplemente no existís.
Que la bronca no nos vuelva garcas.

Comentate algo: