Buenas yerbas

Posted on Ene 19, 2012 in Blog | 0 comments

Creo que perdí la cuenta de cuánto tiempo pasó desde la última vez que soñé con él.
Esta vez no sé de donde lo conocía, pero estaba casado (o al menos emparejado) y acababa de tener un bebé. No recuerdo si era su mujer o la beba, pero alguna de las dos se llamaba Nora.
Se veía joven y bien, pero me daba pena: Sabía que no iba a ser feliz con una mujer tan inútil y dependiente (en mi sueño la palabra que usaba era «estúpida»). Pero allá con ellos.

Esto lo soñé a la noche, pero de la siesta me desperté con una extraña tendinitis en la mano derecha. No me imagino mucho como, pero debo haberme dormido sobre la mano.

Hoy, después de mucho procrastinarlo (por el calor, obvio) fui a The Box. Salvo el postre de Bon-o-Bon fue medio chotón, pero lo interesante fue lo que conseguí justito al lado.

Cafeterita

La cafeterita es del musmo juego de miniaturas en plata de la bandejita de la otra vuelta. La verdad no la miré mucho, porque la recordaba un tanto mejorcita. Principalmente porque es algo chata…
Pero por 8   ¿qué más quiero?

Orden de San Gregorio Magno

Lo otro que compré fue un fascículo de una revista llamada «Medallas militares y condecoraciones», que viene con su respectiva réplica.
Quien me conozca sabe que estoy en contra de todo lo relacionado con lo militar o lo religioso pero ¿qué le vua hacer? Hacen insignias chulas.
Se supone que es la insignia de la «Orden ecuestre pontifícia del Papa San Gregorio Magno», aunque no entendí muy bien a quién corchos se la dan según el fasciculito con el que viene.
Es un poco Gryffindor para mi gusto, pero Uds. conocen mi debilidad por las estrellas rojas.

Y sí, ya sé que en realidad es una cruz de brazos bifurcados… Pero yo veo una estrella. 😛

La última parte del botín se la llevará Sisti en España, siendo que encontré un ¿mayorista? de golosinas con buenas promociones en alfajores. Le compré una pequeña variedad más bien clásica, que espero el calor no haya asesinado. Espero poder mandárselo pronto. :3
Si alguien se pregunta por qué lo hago tan público, es porque no es una sorpresa. Hace como una semana se me cruzó por la cabeza mandarle algo a Doña Sisti, pero no estaba segura de qué. Una piensa que en España han de tener mínimo, de todo…
Dos días después ella escribió en su muro que estaba con síndrome de abstinencia de alfajores. Qué coincidencia, ¿no? :3

Lo más loco de haber ido a este mayorista fue la pareja que estaba delante mío en la caja. Tardaban mucho en pasar sus cosas y fue ahí donde noté que se trataba de turistas brasukas. Se estaban llevando ni más ni menos que $621 en cajas de alfajores, conitos y vaya a saberse cuánta cosa más (identifiqué dos potes de dulce de leche La Serenísima y productos El Cachafaz). Calculo que serían regalos.
Sus amigos y parientes son MOY afortunados. :9

Comentate algo: