El Regreso

No es que me haya ido muy lejos, pero como muchos sabrán (y si no saben entérenséN) estuve ENFERMA, con mayúsculas y todo.
Después de haberme pasado una semana en la guardia de la clínica, los medicos tampoco se hicieron mucha idea de lo que tenía (probablemente una gastroenterocolitis), y se la pasaron buscando cosas probablemente más feas. Pasa que después de tantas idas y venidas, y si le sumamos un par de bolazos que cualquier persona con acceso a las interwebs y sabiendo usar el search de Wikipedia puede identificar… Pues me quedo en mi casa con mis remedios y mi dieta.

Porque al menos tuvo eso de positivo tanta peste: con la dieta «astringente» que tuve que seguir, terminé con un par de kilos menos.
Bah, la balanza dice que fue solo uno. Yo no le creo.

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =