Amofinando…

Posted on Ago 6, 2010 in Blog | 0 comments

Me sorprendió mucho buscar esa palabra en el diccionario de la Real Academia Española, y que me dijera que no existe… Pues claro, «amofinar» es una palabra del portugués, y significa «volver algo triste, aburrido, contrariar».

Muy lejos de este significado, me estuve divirtiendo en la cocina, haciendo mil variaciones de mi receta de muffins. Mientras espero los que están en el horno, muestro los que estuve haciendo.

Estos son del otro día. La receta tuvo una pequeña variación porque… en vez de cuatro huevos solo tenía dos. El resto lo completé con leche.
A la izquierda y arriba está el super muffin con cachos de cocholate. La masa medio que se confitó y quedaron crujientes. :3 Lo loco es que no hayan querido crecer para arriba, sino para los costados, simulando ser muchos más grandes de lo que realmente son.
Inmediatamente abajo está el muffin de manzana + cachos de cocholate. Iban a ser solo de manzana, pero había sobrado choco, y quise experimentar. Son mis favoritos.
A la derecha está el muffin solo de manzana. La manzana la corté con la mandolina que me compré originalmente para hacer papas fritas sin freir. Quedan tan finitas que no se sienten los pedazos, pero sí el sabor. Creo que se hacen puré durante la cocción.

Estos son de hace un ratito: Más muffins con cachos de cocholate.
Queriendo repetir la improvisación del otro día, la masa se volvió medio loca y quiso atacar a la batidora. Si a algo le he de echar la culpa, es a la harina leudante, que por lo visto salió medio anarquista.
Tuve que tirarle con una taza de leche de más para que largara las aspas, y al final terminé con una masa super líquida. Tenía más harina, pero qué más da si el chiste era experimentar.
El resultado final fue una masa cocida, pero algo blanda en el medio y muffins algo anémicos, a pesar de muy ricos.
La tanda siguiente, a la cual no le saqué foto, es de manzana con chocolate. Lo que jamás entenderé es porque no crecieron y parecen más galletitas que muffins. 😛 Lo más loco de todo es que la tercera tanda de este día (la posterior a los muffins galleta) sí creció, aunque solo un poquito.
Si me preguntan, es cosa de la harina anarquista… Nota mental: dejar de comprar la más barata.

 Oops, creo que se me fue la mano con el chocolate… ;P

Comentate algo: