Leche caramelizada para Naná

Posted on Jun 10, 2019 in Bebidas, Blog, Recetas | Comentarios desactivados en Leche caramelizada para Naná

Hace poquito fue el cumpleaños de Naná y como todos los años, quise regalarle alguito rico. Hace algunos días que venía chusmeando recetas en Youtube, así que cuando me topé con esta (video en portugués), TUVE que hacerla.
Todo indicaría que no va a ser un invierno crudo, pero no significa que no se pueda pasar la temporada tomando cosas ricas, calentitas y gordas ¿verdad?

En otros temas, sí. Hace añares que no escribo. Y es que entre una cosa y otra, ando con un trabajo que me está ocupando bastante más tiempo de lo que querría, aparte de que me corta la semana. Si todo me sale bien pronto lo estaré terminando y volveré a mi vida (a)normal de siempre.

Leche caramelizada

  • 200 g de azúcar común
  • 500 ml de leche tibia (preferentemente entera)
  • 120 ml de leche fría + 1 1/2 cucharada sopera de almidón/fécula de maíz (maicena)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Llevar el azúcar al fuego en una olla y hacer un caramelo bien doradito con él, cuidando que no se queme.

Una vez obtenido el caramelo, agregar la leche tibia y seguir calentando hasta que el caramelo se disuelva.

Agregar la vainilla y revolver bien. Si a esta altura tu casa huele a gloria, es que vas de lo más bien.

Disolver MUY BIEN el almidón en la leche fría e incorporar al resto. Revolver MUY BIEN para que no se formen grumos.
Seguir revolviendo hasta que todo se torne algo más cremoso, recordando que esta preparación se vuelve más espesa con el frío.

Yo, por si acaso paso todo por el colador, pero soy así de neurótica.
Servir en taza o jarrito, si se quiere con algo de canela.

 

 

El veredicto

Preparé esta receta con la intención de regalarla. A mí las bebidas calientes me saben todas iguales, pero parecía algo poco convencional.

EL ERROR.

Pues bien, serví un poco en un jarrito para la foto y procedí a probarlo… Y me tomé todo el jarrito. Y quise MÁS.
Y TOMÉ un poco más… Pero no sin antes separarle una linda botellita a Naná.

La leche es bien dulce y con la fécula se pone toda espesa, lo que es un deleite. Y aunque ya tenía el perfume del caramelo, con el toque de vainilla se va de mambo. Y ES QUE ESTA COSA SE TOMA DEMASIADO FÁCIL.

Puedo imaginar que a algunos (muertos por dentro) les parezca demasiado dulce, pero es solo cortarla con algo más de leche o usar menos azúcar al preparar el caramelo.
Probé también un chorrito en frío, pero no fue lo mismo.

En definitiva, maldito sea el momento en que preparé esto. Es super fácil y rápido de hacer, lleva ingredientes super comunes y se va de mambo de rico.
¿Droga? Droga.