Wok agridulce de Antie

Posted on Ago 19, 2016 in Blog, Recetas | 0 comments

Buscando recetas en donde incorporar mi jarabe de vainilla ni sé como di con esto. Dudo que se me haya ocurrido a mí, y es que es bastante similar al pollo con almendras que venden en los restaurantes chinos sin ser para nada igual. Supongo que si se reemplaza el jarabe por salsa agridulce se parecerá más, pero la verdad no lo he probado. Me gusta la salsa agridulce, pero la realidad es que me resulta muy cara y se me pone fea muy pronto como para interesarme en usarla.

Por lo general quien empuña el wok en casa es Facu, pero desde un buen día que se me antojó preparar esto es que aprendí a usarlo. ¡Y me gustó! Y si bien Facu cocina muy rico, tiene el problemita de que como no sigue recetas los platos le quedan siempre diferentes. Siempre bien, pero siempre diferentes. ¿Yo? Prefiero lo estandarizado.

Wok agridulce de Antie

  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de jarabe de vainilla
  • 1 cebolla grande cortada en octavos o doceavos
  • 1 zanahoria grande cortada en bastones finitos
  • 1 suprema de pollo (o la presa que más te guste) cortada en cubitos
  • 1 zapallito grande cortado en cubitos
  • arroz para acompañar (yo cocino 1 taza con un cubito de gallina)

En un wok (o una olla en su defecto) a fuego medio colocar el aceite, la salsa de soja y el jarabe. Cuando ya está caliente, agregar la cebolla y la zanahoria.
Cuando esos ingredientes ya están más o menos cocidos agregar el pollo.

¿Cómo sé que ya están?
Pues cuando uno nota que se han «teñido» con la salsa de soja.

Una cebolla ya está, mientras que al resto le falta.

 

Cuando el pollo está listo, agregar el zapallito.

¿Cómo sé si está listo? No quisiera probar pollo crudo….
Pues cuando el pollo está bien teñido, tiernito y se puede cortar con una espátula.

 

 

Cuando el zapallito está listo, se puede apagar la hornalla que ya está.

¿…Y el zapallito? ¿Cuándo está listo?
Cuando aparte de oscurecerse los bordes de los cortes se deshacen y… Dale, probate uno o dos. Cuando esté a tu gusto ya está.

 

 

Servir con el arroz y si se quiere, agregarle algo más de salsa de soja.

 

El veredicto

Esta es una de esas comidas con las que puedo llenarme hasta explotar. Así tal cual la receta me resulta un equilibrio perfecto entre lo salado de la salsa de soja y lo dulce del jarabe, sin avasallar los sabores de cada ingrediente y logrando que cada bocado sea diferente pero igualmente agradable.
Estos días tener un cuenco de esta preparación bien calentito y recién hecho me causa un tipo especial de felicidad. Tanto que es lo que acabo de merendar. 😛

 

Comentate algo: