Eureka LEG

Ayer participé de Eureka LEG. ¡Mamá, qué manera de divertirse!

Eureka LEG es un juego de escape «en vivo». Te meten en un cuarto, te cuentan un poco la historia y el grupo tiene 60 minutos para resolver un montón de pistas y encontrar la llave para salir. Es un formato de juego que existe ya hace un tiempo en otras partes, pero al momento de escribir esta entrada lleva tan solo 3 meses en Buenos Aires. Según los organizadores es también el primero en Latinoamérica.
La realidad es que es un poco complicado escribir una reseña al respecto, ya que lo último que uno quisiera es que se le escape algún spoiler, así que supongo que lo mejor es contar cómo nos fue.

Llegamos al Kowalsky a las 18, luego de que Facu se confundiera la dirección. Ahí nos dijeron que empezaba a las 18:30, por lo que tuvimos un buen rato para esperar al resto de nuestro grupo. A los 10 minutos llegó Lourdes y en otros 10 llegó Augusto. Ya a las 18:30 vinieron los organizadores y como íbamos como prensa (de Cultura Geek y algunos medios más) hablamos de varias cosas, aparte del juego en sí.
Cuando llegó el momento… entramos.

El cuarto es amplio y en un principio no parece tener tantas cosas como las que termina teniendo. O será que cuando uno se enfoca en una pista todo el resto desaparece, qué sé yo. Son muchísimas las pistas y entre ellas hay varias que son falsas, por lo que si bien el juego no es imposible, tampoco es demasiado fácil. Ahí debo elogiar la competencia de mis compañeros de grupo. Entre que todos son ávidos jugadores (de TODO) la dinámica del grupo fue extremadamente fluida, y el hecho de que tuviéramos un diseñador de juegos entre nosotros (Mr. Dorima) nos dio cierta ventaja. Resolvimos todas las pistas, encontramos la llave y salimos del cuarto quedando 26:58 minutos para cumplir la hora.
Al salir (o más bien al abrir la puerta) vinieron los organizadores bastante impresionados, y es que les habíamos roto el récord. En el cuarto hay no solo un timer sino también una webcam, por lo que estaban al tanto de todo lo que pasaba (y si lo veían necesario, ayudaban con alguna pista). Ahí nos contaron sobre nuestra performance y sobre algunos otros grupos.

Gente claramente muy inteligente.

Hay que decir que el juego está bien armado y las pistas son inteligentes. Me resulta hasta algo loco decirlo, pero el único contra que le encuentro a toda la experiencia creo que fue la habilidad de mi grupo. Y no es porque seamos especiales ni nada pero todos tienen MUCHA experiencia con juegos… Y resolvimos todo tan rápido que se nos hizo corto. Dicho esto, me fui con ganas de más y no dudo que el resto también. Me resulta interesante el caso de Augusto, que entró con la cabeza medio quemada (tuvo algunos problemitas antes de venir) y se fue con una sonrisa que no le entraba en la cara.

Así todo, lo único que lamento es que no sea del tipo de cosas que uno puede hacer dos veces, porque de cabeza volvemos. El consuelo es que nos dijeron que ya andan planeando la continuación. No resta mucho más que insistirle a todos los amigos, conocidos (y no tan conocidos que se chusmean el blog) que VAYAN, no se van a arrepentir.

 

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 18 =