La mentira del huevo que flota

De chica acompañaba a mi Má a comprar y a medida que fui creciendo y fui ayudando, aprendí a elegir frutas y verduras, etc.
Los huevos no tienen mucho que ver, en el sentido de que mientras uno no se lleve un huevo roto realmente no hay una forma de elegirlos… Sin embargo, cada tanto recibo alguna gilada en Facebook de como saber el estado de un huevo según su flotación.

Algunas fuentes nos hablan de frescura y otras directamente de huevos podridos, pero todas suelen coincidir en que no hay que comer un huevo si al colocarlo en agua este flota. Y me canso de decirlo: Si vas a tirar los huevos que floten, vas a tirar un montón de comida perfectamente apta para consumir. Sin romper la cáscara no existe manera de identificar un huevo malo de uno bueno.

Pero diferenciemos «fresco» de «podrido»: Hay demasiados grises entre el huevo recién puesto y el huevo en estado de putrefacción. En especial porque la mayoría no tiene gallinas ponedoras en el patio de su casa (…quiero creer).
Vamos a los hechos: un huevo flota porque estuvo suficiente tiempo en la misma posición como para acumular todos sus gases en un solo punto. Sabiendo esto, podemos decir que el huevo flotante no es nuevo, pero nada indica que no se pueda comer. Lo mismo otros signos como la yema descentrada, etc.

¿Y la contaminación, Antie?
En Argentina los huevos «sucios» se venden en góndolas y no en heladeras. Y si soy sincera creo que jamás en la vida he leído de ningún un caso de salmonelosis por huevos contaminados ni en Argentina ni en Brasil, siendo que ni acá ni allá se lavan los huevos… A diferencia de E.E.U.U, donde los lavan y refrigeran. El problemita es que en el caso de los huevos el lavado quita la cutícula protectora, mientras que la refrigeración puede causar condensación, lo que a su vez puede promover la proliferación de bacterias. ¿Quién iba a decir que el huevo cagado iba a ser el más sano, no?

 

 

Así que hoy mismo festejé con un huevito duro, que ya ni recuerdo cuando compré. Tanto flotaba que todo el culito quedó fuera del agua cuando lo puse a hervir, y al pelarlo se podía «sentar» perfectamente.

 

 

Y no solo aquí estoy -sin pataleta al estómago después de como 6 horas- sino que también estaba riquísimo.

 

 

Así que como decían en mi facultad: Nada. Fijate. Hacé la prueba y luego decime si tus huevos flotadores estaban buenos o qué. De más está decir que si por algún motivo pensás que tus huevos están contaminados (y qué sé yo que harás vos con tus huevos) no hagas la prueba con terceros, especialmente niños o ancianos.

 

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =