Choclo de microondas

Supongo que antes que nada tendría que aclarar que lo que tiene de poco original esta «receta» lo compensa con lo rápida y útil que resulta. Y que solo la comparto porque -qué sé yo- me hubiera gustado que alguien en mi feed de Twitter la compartiera conmigo en vez de encontrarla en 9gag o sitio similar (y ciertamente está en todas partes). También para desmitificarla, ¡doy fe que sirve! Así que basta de preámbulos.

Choclo al microondas

  • Mazorcas enteras, chala y todo
  • Horno de microondas
  • Cuchillo
  • Tijera
  • Guante de cocina
  • Aderezo (sal, pimienta, manteca, etc.)
  • Pinchos o tenedores
  • Bolsa para los residuos

Agarrar el choclo y con la tijera recortarle un poco las barbas. Esto lo hago únicamente porque las barbas suelen ser medio mugrientas y cero ganas de meterlas al microondas.
Meter la mazorca en el microondas y cocinar en potencia máxima de 6 a 8 minutos. Probé hacerlo «vuelta y vuelta» (3+3 minutos) y el resultado fue el mismo que cocinar todo de una. ¡Yey!

Con el guante de cocina retirar el choclo del microondas. Guarda que quema.

 

Con el cuchillo rebanar el «culito» del choclo por la parte más ancha, con cuidado de atravesarlo de lado a lado.

 

 

Sostener la parte superior del choclo (donde cortamos las barbas) con firmeza. Si apretamos la chala vamos a ver que el choclo se desliza por abajo. Sin soltar, sacudir con fuerza hasta hacerlo salir. Si se agarró correctamente, el choclo debería salir perfectamente imberbe.

Lo último que resta es condimentar a gusto y servirlo. O comerlo así como viene, no soy quien para juzgar.
Dato importante: Después de 6 minutos de microondas el choclo sale PRENDIDO FUEGO (ok, no… pero técnicamente podría pasar). Yo sé que cuesta (huele  increíble), pero hay que dejarlo enfriar unos minutos. ¿Mi recomendación? Lavar el choclo con agua fría. Aparte de limpiarlo un poco, el agua ayuda a bajarle la temperatura sin enfriarlo del todo.

 

 

El veredicto

Ya conocía otras preparaciones de este estilo (como el zapallo anco, que se cocina 9 minutos de cada lado) por lo que no me sorprende que muchas otras comidas se puedan preparar así de fácilmente. Lo que sí me sorprendió fue lo absurdamente tierno que quedó el choclo, y no lo digo (solamente) porque me quemé al tratar de morderlo… Con lo fácil y rápido que resulta todo, no dudo que esta preparación tome el lugar de otras de esas comidas bien «paja», como el ramen o los panchos.
Una cosa importante de aclarar es que no hay problema de cocinar varios choclos a la vez si el tamaño del horno lo permite. Lo único que hay que cuidar es que las piezas no se toquen para garantizar la cocción pareja. Tampoco es realmente necesario que conserven su chala, el choclo pelado se cocina igual de bien en un recipiente con tapa (sin agua ni nada). Lo que no me gusta tanto de este método es que no salen toda las barbas de una. :/

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × uno =