Pic Dump

Posted on Abr 1, 2012 in Blog | 0 comments

Esta entrada se trata primordialmente de varias imágenes que encontré en el celu, que tratan de varias cosas -mínimamente- interesantes con las que me topé últimamente.
Nada demasiado cool, pero es lo que hay. 😛
 

 

Este sombrerito lo debo haber empezado hace unos dos años. En realidad no se trataba de un «sombrerito» de por sí, sino que fue mi primer maqueta para hacer galeras a tamaño natural.
Tanto se me complicó la cosa que la dejé a medio hacer para ponerme con una en escala 1:1 (que tampoco terminó bien, pero es otra historia). Así todo, quede como quede, se me dio por terminarla y si da, venderla. No será mi mejor trabajo, pero el hecho de ser una maqueta hecha con montones de entretela y alambre, lo hace un sombrerito que ha de sobrevivir hasta una bomba nuclear. Tan duro es, que en algunas partes hubo que coserlo con alicate y perdí la cuenta de cuantos alfileres me arruinó.

 

 

Este apareció la semana pasada en la alacena de mi Má. No puedo imaginarme para qué lo habrá comprado, pero si en más de 10 años no lo usó… Por algo sería.

 

 

No sé de qué tipo serían estas uvas, cuyas semillas eran blandas.
Me gustan mucho las uvas, pero encontrarles el «crocantito» me resulta molesto. Y al mismo tiempo, sacarles las semillas da taaaaanta pereza…  Talvez podrían haber sido más dulces, pero definitivamente son las más cómodas. 😛

Este y los dos siguientes son chocolatitos del paquete de Rokko. Se vienen las pascuas y nosotros sin terminar el paquetón. Qué barbaridá.
Este bomboncito fue un lindo engaño. Por lo que decía el envoltorio supuse que sería de café, pero no: tiene un relleno de caramelo. Pero lo más engañoso fue encontrar en su interior una capa de unos dos milímetros que no contenía absolutamente nada (salvo aire, no?). Me robaron dos milímetros de relleno, malditos bastardos.

Antes de abrirlo temí un poco por este Kit Kat. Y, los japos son raros; no sorprendería que le pusieran calabaza a su chocolate…
Pero no. Es cocholate blanco con la típica galletita. Y será que jamás había probado un miserable Kit Kat en la vida (y peor, ni siquiera estar al tanto), pero al primer mordisco bastó para ponerlo en mi Top 5 de chocolates blancos. :9

Este chocolatín marca el término de la caja de Kit Kats Air In de té verde. De esta caja destaco que el té con chocolate es mucho más comible que en galletita. Si bien no es mi favorito, tampoco está tan mal.
Al menos no ese chocolate berreta que no tiene gusto a nada. :/

Esta vez no no lo anticipé, pero Mr. Dorima estuvo en viaje de negocios en Los Ángeles la otra semana.
Esta parte del botín se trata de una lámpara de LEDs para tratar el Trastorno Afectivo Estacional (SAD, por sus siglas en inglés) que creo que me aqueja. Ni demasiado ni todavía (apenas empezó el otoño), pero este invierno quisiera estar preparada.
Por lo pronto este extra de luz es excelente para despabilarse. Pocos minutitos y las ganas de remolonear desaparecen completamente. 🙂

Esto otro también es parte del botín de viaje. El parecido con un tupper absurdamente enorme no es casualidad: se trata de un contenedor de pastelitos llamado Cupcake Courier. Hace tiempo que vengo preparándolos, y el transporte siempre se me hace complicado, motivo por el cual jamás me he puesto con decoraciones.
Como los niños hoy en día no suelen comer torta, para el cumpleaños del heredero pretendo hacer pastelitos. Facilita mucho la vida, si pensamos en que no hace falta cortar ni colocar en servilletas antes de dárselo a los peques, y que con un copito de cobertura y un puñado de M&M’s es suficiente para hacer flipar a los enanos.

En fin, este fue mi picture dump. Espero que les haya gustado.

Comentate algo: