8 de Marzo

No quiero un saludo.

Quiero que todos los días sean míos.
Quiero la misma remuneración por el mismo trabajo, obtenido con las mismas oportunidades.
Quiero mi integridad física y mental no esté relacionado con el largo o lo ceñido de mi ropa.
Quiero tener plenos derechos sobre mi cuerpo, incluyendo lo que pase dentro de mi útero.
Quiero poder andar sin tacos ni maquillaje y tener el mismo valor.
Quiero que ser «ama de casa» sea reconocido como trabajo arduo, no remunerado, del cual jamás podré jubilarme y difícilmente vaya a tener vacaciones.
Quiero envejecer sin sentir la obligación de luchar contra la edad o la fuerza de gravedad.
Quiero que ser «la mujer de fulano» o «la mamá de menganito» sea un detalle, no una definición.

Cuando todo eso (y más) sea lo normal, ahí voy a aceptar tus flores.

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cinco =