You’ve got mail!

Pero hay que decirlo con la voz irritante de la notificación de AOL.
Para cagarla a piedrazos.

Pero no, el correo de hoy no fue para nada irritante. Al contrario, recibir paquete de Japón fue más que genial.
Se trató de un paquetón que me mandó doña Rokko.
De más está decir el amor que es Rokko, que solo bastó elogiarle los sellos postales de La Rosa de Versalles para que me diga «Pasame tu dirección, te mando un paquete». Esa chica es un pimpollo (tulín-tulín).

OSCAR! OSCAAAAAAAAR!!!
Malditos japos, hasta sus estampillas garpan.

Tuve mucho cuidado de desarmar la caja sin dañar las estampillas, pero con los stickers y demás monadas que traía, morí de pena. Lamentablemente no dio para guardar toda la caja, que se ve que sostuvo un par de porrazos. 🙁

¿Y el contenido? Preguntarán.

Nada bueno puede salir de esto.

Cocholate. Porque se ve que Rokko sabe lo que es el buen vivir.

Lo que sí, no me dejó mandarle un paquetón con golosinas locales (¿sospechará de mi plan para enchufarle dulce de leche hasta por las orejas?), sino que como se está yendo de viaje, me dijo que cuando esté por aquí la invite a comer. La doña tiene planeado pasarse Enero en Colombia, y después de eso una temporadita en los Buenos y viejos Aires.

Cruzo hasta las nalgas para que no se le pinche el viaje, que ganas de verla no me faltan. 🙂

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 4 =