Segundo día de Navidad

Posted on Dic 6, 2011 in Blog | 0 comments

No sé si como dice la canción serán doce, pero voy por el segundo.

El primero fue la semana pasada, cuando armé el arbolito.
Eso es lo bueno de no ser religiosa, que puedo apartar la tradición como se me cante el derriere. Y lógico, si me compré un arboli(tito) nuevo, no lo iba a tener guardado una semana…

Sepan disculpar la mala iluminación de mi humilde hogercete.
Como notarán, el chulo arbolito es digno de Ai Candies.
Es en parte una promesa incumplida desde el año pasado, inventé de decorar arbolitos con las chucherías de siempre.
Solo que nunca las terminé, y para vergüenza mía le había prometido un set a mi Má.

¡Tarde pero seguro, Má! Estos son algunos de los adornitos que le di.

El tema con estos adornitos, es que por algún motivo que no llego a terminar de entender me pareció que la porcelana iba a resultar muy pesada (¿?) y los hice en masa de papel. Y todo muy lindo, pero es un material que tiene cero onda. Y se perfora horrible después de un año.

Siguiendo con el tema, hoy fue mi segundo día de Navidad: día en que empecé las compras navideñas.

También fui a The Box, y entre otras cosas le informé a Mr. Ale de los beneficios de tener niños: Que el encargado al verte con el heredero corra al fondo y le traiga un paquetito de Mogul.
O que al verlo parado en una esquina, la chica de Lotería Nacional venga a regalarle una bastón de caramelo y una estrellita para el arbolito. Y cuando a él le de mucha vengüenza, te lo de a vos igual.
Así que el botín de hoy estuvo de lo mejor, entre caramelos y chocolates.

 

 

Lo que me resultó curioso es que el encargado en cuestión, la semana pasada me comentó como «Pintó rapada», por el cambio de peinado que llevo hace más de un mes. Eso me hizo pensar ¿tan recordable soy que la gente que no me conoce me reconoce después de un drástico cambio de peinado y a al menos un mes de no verme?
Ideas como esas a veces me asustan. -_-


En otros temas, estoy a full con mis experimentaciones para Ai Candies. Tengo unas piezas que no quiero postear antes de que estén al 100%, pero siempre tengo algo para compartir:

 

Las primeras son donitas varias y tienen un tamaño similar a la de abajo (sí, esa cosa medio deforme es mi índice). la de abajo es una donita con la que quise experiementar el azúcar de mentiras (¿o coco? nunca sabré) que compré hace mil años. Me gusta como queda.
¿Qué os parece?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *