Sensorial Depravación

«¿No se puede tener una sensorial depravación en paz?» preguntó el perrito zen del dibujito de 101 Dálmatas mientras lo hacían salir de una bañadera llena en cuyo fondo yacía, usando una pajita de snorkel.

Que alguien me explique qué corchos hacía ese cachorrito en la bañadera, porque «sensorial depravación» está muy lejos de lo que se conoce como «privación sensorial».

Obviamente, ahora me carcome la duda de cuan depravado pueda ser un cachorrito con una pajita en una bañadera…
No den ideas.

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − 15 =