From Hell

Posted on Nov 20, 2010 in Blog | 0 comments

Estos dos últimos días fueron horribles.
Si leyeron la entrada enterior ya saben que estuve atacada por el eczema. El tema es que, como si se hubiera asustado al haber sacado turno con la dermatóloga, el conchudo eczema decidió mejorar, así de la nada.
Todavía no tengo huellas digitales porque la piel tarda un tanto en regenerarse, pero ya recuperé bastante flexibilidad, no tengo riesgo de cortes espontáneos y hasta recuperé algo de sensibilidad. 😀

¿La contra? Mi ovario Nazi volvió a las andadas.
Quien haya tenido Síndrome de Ovario Poliquístico alguna vez no me deja mentir en lo infame de los síntomas, si bien creo que estar informada y principalmente no asustarse es la clave para no terminar en la guardia.

Ya hablando de temas más copantes… ¿Es que se ha puesto de moda la palabra «épico»?
Bah, es un hecho… Y su uso principal no viene relacionado para nada con la epopeya… Pero luego de jugar dos días seguidos dos juegos que la incluyen en sus títulos (Epic Mickey y Kirby’s Epic Yarn) suena a algo más que coincidencia…

Kirby’s Epic Yarn es el típico Kirby, rebozante de momonitudes por donde se lo mire. Esta entrega el comilón Kirby se transforma en una figura de hilo («estambre») y va a parar al reino de las telas para ayudar a recobrar un hilo brillante que sirve para unir el descosido mundo.

Lo curioso es que ahora y por tratarse de una figura modelada en hilo, Kirby no puede comerse nada, sino que usa el hilo de su perímetro para transformarse en otros objetos, como un autito, una pesa y si jugamos de a dos, combinarse con el Príncipe Hilván en criaturas más complejas y que se manejan de a dos.
¿Dato loco? La versión en español del juego fue doblada por un argentino, lo cual suena raaaro siendo que a veces conjuga los verbos en «vos» y a veces en «tú».
Obviamente, siempre me da la impresión de que se le va a escapar un «che». xD

Facu hacía tiempo que le tenía ganas a Epic Mickey, y creo que más aun luego de haber entrevistado a Warren Spector. A pesar de no ser tan ávida jugadora como el dorima (y tantos otros), doy fe que Epic Mickey es excelente.
El revival del viejo diseño de Mickey, del conejo Oswald y los viejos cortos, la sutil incorporación del mundo de Disney, los parques y sus atracciones e incluso sutiles referencias a los temas de las pelis clásicas… Todo eso con jugabilidades muy inspiradas en Marios y Zeldas y el olorcito de los juegos de cuando éramos chicos. 
Y creo que eso es lo más atractivo: que sea un juego de vieja escuela que reivindique a Mickey después de aberraciones como La Casa de Mickey Mouse, donde dios los libre de tener un antagonista.
Y todo muy lindo… A los pebetitos les encantará la casa del ratón Miguelito, pero quienes lo conocimos luchando contra gigantes a limpios tijeretazos no nos conformamos que ahora se dedique a la contaduría (y personalmente, me molesta bastante el recurso de «Deus Ex» Oh Toodles).

Comentate algo: