De paso… Caño.

Posted on Jul 8, 2010 in Blog | 0 comments

Como le anticipé al amigo Ale después de largas semanas de deliberación me compré un poste. Hace tiempo que me cabe, pero el precio del bendito caño me hizo dudar mucho si era algo para mí y mi empobrecido bolsillo.
Así que como dije, después de semanas de deliberación, búsqueda de un producto adecuado, acorde a mi techo y que no tuviera que cambiar en el futuro, me pedí el baticaño y me lo entregaron el viernes por la noche.

Solo puedo decir que me encanta. Es probablemente la cosa más jodida que alguna vez intenté (talvez después de parir), pero lo que tiene de jodido lo tiene también de entretenido.
Obviamente el monstruo lo usa más que yo y resulta muy gracioso ver como él no necesita entrenamiento siendo que es un pebete de acero. Porque posta, si este niño no nació con X-Factor es porque cayó del cielo en una nave espacial.

 

 

El único inconveniente del baticaño (al cual probablemente termine llamando «Bats») es que es un peligro. Ya había leído al respecto de los golpes y consiguientes moretones de la práctica, pero como buena boluda nunca me puse a pensar en el dolor. Soy de esas gentes que en un lapsus de torpeza se come el primer mueble a su alcance y siempre se olvida de dónde salieron los hematomas, porque afortunadamente esos golpes apenas duelen.
Pues bien, darse contra un caño cromado de 45-50 mm de diámetro da por resultado moretones difíciles de olvidar… Y la verdad es que si el caño no me saca lo bruta, bruta me he de morir.

He aquí los trofeos de guerra de la primera sesión. Los moretones no son muy fotogénicos en su fase «verde», pero creo que se notan. Los del antebrazo se me iba a complicar mucho fotografiarlos, así que no los saqué. Al menos son pocos y chiquitos.
Me resulta hasta gracioso como casi se ve la línea oblícua de donde mi canilla se comió el palo transversalmente en el intento de lograr el giro que algunos llaman «Fireman».
¿Lo bueno? ¡Que palazos aparte ME SALIÓ! 😀
Ni siquiera digo bien, porque realmente la peteo… Pero espero que sea solo cuestión de tiempo y músculo.

Ahora el tema es conseguir Hirudoid para tratar tanto golpe. Hoy busqué en Farmacity y solo tenían del Forte, que lo cobraban $80. Quiero creer que el normal sale más barato, porque pinta que voy a usarlo en cantidades industriales. :/

 

Comentate algo: