Brownideiro

Escrito en Jun 25, 2015 bajo Blog, Recetas, Tortas/Cupcakes | Sin Comentarios

¡Bueno, finalmente una más o menos original!
La inspiración de esta receta “fusión” fue que se acerca la fecha de nacimiento de mi sobrino postizo, Mateo. Entiendo perfectamente que su Má haya preferido obviar todo lo relacionado con los baby shower, pero por suerte la cosa no fue como para no juntarnos a comer pizza y torta mientras nos matábamos jugando Spendor y Hanabi. Cyn me insistió mucho con que hiciera torta de chocolate (me lo repetía cada vez que yo le indicaba que no podía haber baby shower sin placenta), y no voy a ser yo la que le de un disgusto a una embarazada.

Conociéndome, Cyn me dijo que no hiciera algo muy grande ya que íbamos a ser pocos. Eso me hizo pensar en una torta brownie… Total los brownies no crecen gran cosa, no?
Dato: jamás había hecho brownies en la vida.

Pero un brownie era como que muy… ¿pobre?
Hacía bastante que tenía ganas de hacer alguna torta brigadeiro. Los brigadeiros (o negrinhos, como se llaman en los pagos de mi familia) son super fáciles de hacer y es algo bastante cualunque hacer una receta algo más blanda y usarla como cobertura de torta. Será lo cualunque que sea, pero ¡es increíble! Jamás entenderé que de todas las cosas en común que tenemos con Brasil, jamás hayamos adoptado el brigadeiro…

Brownie con cobertura de brigadeiro

  • 200 g de chocolate (yo usé una barra de 225 de Águila porque -como siempre digo- no sé contar)
  • 150 g de manteca
  • 150 g de azúcar
  • 4 huevos (o 3 si son bien grandes)
  • 50 g de harina
  • 1 lata (universal) de leche condensada
  • 3 cucharadas (medidoras) de cacao en polvo (Nesquik o similar)
  • 1 cucharada sopera de manteca o margarina

Derretir el chocolate con la manteca, mandando ambas cosas al microondas en intervalos de 30 segundos, siempre mezclando entre intervalos.

Incorporar el azúcar y mezclar bien. Los huevos de a uno y mezclar bien. La harina y mezclar bien, bien.

Colocar en un molde enmantecado o de silicona. Ladear con cuidado el molde formando un borde un par de centímetros más alto que el nivel de la mezcla.

Mandar a horno moderado (180°) por aproximadamente 25 minutos y prender la luz del horno.

A medida que empieza a cocinar notaremos que el bordecito que hicimos se va poniendo “escamoso” señal de que se está cocinando antes que el resto de la masa (algo completamwnte esperable). Abrir el horno y con una cuchara empujar la mezcla del centro hacia el borde, elevándola para hacer una segunda capa. Controlar la cocción y repetir 3 o 4 veces.

Una vez que el brownie está listo, dejarlo enfriar en su molde. Esto es importante si pretendemos desmoldar todo entero.

Mandar la leche condensada, el cacao y la manteca/margarina a una cazuelita al fuego, revolviendo siempre. Una vez que hierva bajar el fuego al mínimo y cocinar por 5 minutos más.

Verter la salsa resultante sobre la torta una vez que esté algo más fría y viscosa. Si el bordecito no se rompió al desmoldar, será capaz de sostenerla sin que se chorree hacia afuera. Mandar a la heladera y volverse loco tratando de no bajársela uno solo.

 

 

El veredicto

En términos de apariencia esta torta (¿tarta?) no impresiona demasiado. La cobertura es brillante, bonita y abundante, pero no parece nada de otro planeta.
Una vez que se corta y se saborea todo eso cambia.

La masa tiene esa increíble textura masticable del brownie, mientras que la salsa es viciosa (¿viscosa + espesa?). El brownie tal vez pierde un poco de protagonismo ante lo fuertón del brigadeiro, pero así me gusta. A Facu ya le pareció que le gustaría más con el brownie más seco y con el agregado de nueces. Habrá que probar al próximo intento.

¿Yo? Me mandé como 3 porciones (¡no seguidas, vale aclarar!) y tengo la leve sospecha de que no fui la única mal copada.

 

Contate algo: