Habemus Hamacam

Escrito en Abr 5, 2013 bajo Blog | 3 comentarios

 

Hace ya un tiempo lo anuncié por las redes sociales, puse una hamaca paraguaya en mi habitación. Salvo que no fue tan fácil…

Mi relación con las hamacas ha sido larga y recién ahora rindió sus frutos. La primera vez que les pedí una a mis padres habrá sido cuando tenía unos cinco años (mi Má dice que fue durante nuestro viaje a Brasilia). Calculo que a mis viejos les habrá parecido buena idea y creo que fue aun en ese viaje que compraron unos flamantes ganchos de empotrar y una sobria hamaca.

…Que jamás se colgó.

Yo no sé explicar a qué se debió, pero entre que uno se olvidaba y al otro le costaba, el sueño de la hamaca jamás se cumplió. En algún momento a finales de los 90 la hamaca se usó para cubrir un sillón en el cual los gatos siempre se afilaban las garras. En 2001 nos mudamos a un departamento donde ni por asomo entraba y en 2007 mi Má me dio los ganchos, para que los pusiera en mi departamento (cosa que nunca pasó).

Este año, otra vez en Brasil, se avivó la llama y me compré una hamaca para mí, ya que la anterior creo que se la quedó mi Bro. Y a principio del mes pasado Mr. Dorima la colgó con unos ganchos convencionales de Easy que no serán tan lindos como los otros, pero dan mucho menos trabajo.

Pero lógicamente, no podría ser tan fácil…

Mi departamento es viejo. Si bien cuenta con una materialidad bastante mejor que los edificios modernos (que por poco no son de cartón corrugado) el material en una de las paredes de mi habitación está quemado. De hecho, en esa pared ha habido problemas de humedad… Ya resueltos, pero que dejan “cicatrices”.

La cosa es que al día siquiente de ponerla, la hamaca se cayó. …Conmigo encima, por supuesto.
Esto es especialmente indignante ya que Mr. Dorima -que pesa más que yo- había estado un rato largo el día anterior y no se rompió el alma como yo.
(Vale aclarar que exagero. Con este trasero enorme me sorprende no haber rebotado y haber caído de pie… ¡De mejores hamacas me he caído y tampoco me ha pasado nada!)

Así que volvimos a cero, con el detalle de que quedó un precioso boquete en mi pared donde se salió todo el material.

 

 

Investigando nos dimos cuenta que aparte del material viejo,  lo más seguro es que hubiéramos agarrado cemento y no ladrillo. Este finde, Mr. Dorima se aseguró (a través de varios agujeros de prueba) de perforar sobre ladrillo. Curioso fue toparse con Ceresita (que es super duro y larga polvo negro al perforarlo), lo que confirmó nuestra sospecha de anteriores problemas de humedad.
Al menos después de un par de intentos y tira-fondo de 10 mm el gancho que se había caído finalmente quedó bien puesto.
En un momento tuve que hacerle el chiste a Mr. Dorima de que si estuviéramos en Looney Tunes seguro se abriría una enorme grieta que tiraría toda la pared, salvo el pedacito en el que estábamos trabajando.

…Y así las cosas, desde ese entonces que no salgo de la hamaca.
No sé porque será pero si bien me cuesta quedarme dormida en la hamaca, una vez que lo hago me desmayo. Valió la pena tanta espera. Ahora lo único que me resta es terminar de arreglar la pared. Solo falta lijar y pintar ya que el enduido lo puse ayer.

 

Kirby la aprueba

3 Comentarios

  1. Jajajajaja, acá las paredes son nueva pero pasa lo mismo, se vienen abajo de lo mierda que son (ya ni te cuento lo de escuchar las ventocidades de los vecinos xDDD).
    Pero bueno, que bueno que ya tengas la hamaca colgada, nosotros tambien tenemos una, que se compró el dorima, pero no colgamos… Igualmente, y todo sea dicho, las odio! Una vez me dormí en una y me desperté con el peor dolor de espaldas que jamas he tenido (y yo vivo con dolor de espaldas…)

  2. Jope!!! Se borró mi comentario, o no aparece o yo que se… >.<

    Resumiendo:
    – Que bien que hayas podido colgarla!
    – Nosotros tambien tenemos una para colgar pero las paredes aca son nuevas pero de papel.
    – Yo las odio, me hacen mierda la espalda xDD

    • No sé qué onda, pero este WP siempre los modera. ¡Perdón por tardar tanto en aprobarlos! :/
      Uh, jodido lo de la espalda. Yo también vivo con dolor, pero sé que es de la falta de ejercicio. 😛 Curiosamente creo que lo único que no me hace doler es la hamaca.

Contate algo: