¡Alto dulce!

¡Alto dulce!

Hace algún tiempo -si mal no recuerdo alrededor de la época en que avisó que se venía a Buenos Aires- Doña Sistinas cometió el error de comentar cuánto extrañaba, entre otras cosas, el dulce de leche.