Bolognesa simple de Antie

Posted on May 5, 2015 in Blog, Recetas | 0 comments

No siempre supe cocinar. De hecho, se diría que aprendí hace muy poquito (y todavía discuto si aprendí o qué). En la búsqueda de una salsa bolognesa que gustara en casa miré varias recetas e hice varios ajustes. Y me parece que con esta me caso.

Salsa Bolognesa

  • 2 cebollas medianas (aprox. 250 g)
  • 4 cucharadas (medidoras) de aceite de oliva (60 ml)
  • sal, pimienta, ajo, pimentón y orégano a gusto
  • 4-5 hojas de laurel
  • 2 cucharaditas de azúcar
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 2 sabor en cubos albahaca + ajo
  • 600-700 gr de carne picada
  • 1 caja de puré de tomates (aprox. 530 g)
  • 1-2 cucharadas soperas de mostaza (yo uso Savora)
  • 1 cucharadita de salsa picante

Picar las cebollas bien chiquito y ponerlas a rehogar en el aceite de oliva a fuego moderado. Condimentar a gusto con ajo, orégano, pimentón, sal y pimienta.

Agregar la carne picada e ir mezclando con la cebolla a medida que se va cocinando. Desmenuzar con el cucharón y cocinar hasta que desaparezca el rojo y la carne adquiera un color gris parejo.

Agregar el puré de tomates, los cubitos, el bicarbonato y el azúcar.

Ojo: A no asustarse si al poner el bicarbonato larga espuma y un olor algo feucho. La espuma en seguida baja y el olor al ratito se disipa.

Agregar el laurel y dejar cocinar unos minutos. Hacer los «retoques» de condimento necesarios.  A no tenerle miedo a los condimentos si se es principiante. Yo siempre necesito poner de todo varias veces porque nunca quedo conforme.

Cocinar un rato más hasta obtener la consistencia deseada. No olvidarse que la salsa se reduce hasta que se enfría.

 

#Bolognese #sauce tonight.

Una publicación compartida por Antares (@antares_chan) el

 

El veredicto

Si le pegamos a los condimentos el resultado es una salsa bien sabrosa y poderosa. Con esta cantidad de aceite de oliva (60 ml) el aceite no se llega a separar del resto de la salsa, cosa que si bien es rica, no necesariamente es de mi gusto (si es del tuyo, agregá más aceite). Por su parte el bicarbonato neutraliza la acidez del tomate y permite que el azúcar le de un toque dulzón muy agradable.

Con esta salsa se puede hacer lo que se quiera, sea comerla con pastas de cualquier tipo o usarla como ingrediente para otros platos. Personalmente me gusta mucho acompañarla con anco gratinado.

 

Comentate algo: