Entre sorbetes y definiciones – Kiwi

Calculo que no hace falta mucho para darse cuenta que entre lo que vengo preparando (porque creo que el término «cocinar» no aplica al helado) ya debo estar rodando… Que ni tanto, pero como la idea tampoco es terminar así, me puse a investigar otras cosas para preparar en mi maquinola de helados.

Así me topé con los sorbetes. Al principio mucho no entendía cual era la diferencia con el helado (propiamente dicho), el sherbet y el resto de los postres helados que hay por el mundo.
Ahí fue cuando visité Wikipedia y todo quedó más claro. Pues resulta que cada preparación tiene su porcentaje de materia grasa, que en el caso del sorbete es nula.
Y la verdad es que algo así es lo que necesitaba: algo fresco para tomar en este infernal verano, pero tampoco muy «jevi».
Así que esta mañana crucé la calle hacia las verdulerías (tengo 4 en la cuadra de enfrente) en busca de frutillas, limones y kiwis para mis experimentos culinarios.

Las frutillas son para el ya habitual Helado de Lalo que tanto le gusta al heredero. Los limones son para ver si puedo hacer un sorbete de limón más al gusto de Mr. Dorima. Si bien el Helado de Mousse de Limón le gustó mucho, me dijo que ese le gustó más para «ponerlo entre dos galletas de chocolate».
Debo admitir que fue muy gracioso verlo probar el helado e inmediatamente abrir las alacenas en busca de tales galletas… que sabía perfectamente que no teníamos. xD Pero en fin, son cuestiones para otra entrada.

¿Che… Y los kiwis?
Ah, esos son para mi primer experimento con sorbetes, robado de acá. Como siempre, algo adaptado pues… porque me place.

Sorbete de Kiwi

  • 8 kiwis
  • 100 gramos de azúcar
  • 3 claras en nieve
Nos vemos en el infierno…
Pelar y procesar los kiwis hasta obtener una pulposa pulpa. Mezclar con el azúcar y mandar al freezer para que le vaya tomando idea.
¿Quién iba a decir que la pulpa de kiwi era tan simpática?
Batir las claras en nieve e incorporar a la pulpa azucarada con movimientos envolventes (pa’ no estropear las claras, vio?).
Nieve de claras
Esto último se me complicó un poco. No es raro que la parte más cremosa (o «nevada» en este caso) tienda a separarse de la más líquida, pero esta vez me costó más que de costumbre unir todo. De hecho, al final me di por vencida siendo que la máquina de helado se encarga de mezclar todo en frío, así que…
…Usar máquina de helado si se tiene.
Sino, penar mezclando hasta unir bien. Mandar al freezer y mezclar cada tanto.
Voilá!
¿El veredicto? Uno muy interesante.
Siendo que los kiwis no se llevan tan bien con el azúcar, esta receta está buena porque no es demasiado dulce, preservando el sabor fuertón de la fruta. La textura resultó algo curiosa ya que se licúa en la boca, dejando algún cachito de pulpa para masticar.
Así las cosas, llego a la conclusión de que esto del «sorbete» en realidad es lo que toda la vida a uno le vendieron por helado «al agua» en la heladería. Pulpa y semillitas aparte, la textura es la misma del típico helado de limón al agua.
Igual creo que lo que más me confunde es que si esto termina siendo helado de kiwi al agua… Que no tenga una sola gota de agua agregada. 😛
Mostrar 2 comentarios

2 comentarios

  1. Ufff, lo he intentado con wordpress, alguna vez, pero me fue imposible, ojalá pudiese pero no tengo TANTA paciencia xDDD

    • Antares

      Es MUY diferente al resto.
      El .com (el gratis) no sé qué tal será, pero el .org es una maravilla. Por poco y no me postea solo. 😛

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 4 =