Ocupada

Posted on Jun 6, 2012 in Blog | 0 comments

¡Pucha que hace frío!

Hoy fue (o más bien, viene siendo) tanto frio que no mandé a Bam-bam al cole. Vivimos a media cuadra, pero igual me pareció un poco extremo. Si las vacaciones de invierno existen para no exponer al piberío al frío, tiene sentido guardar al crío cuando hay hasta amenaza de nieve, no?
Estos últimos días vengo bastante hacendosa. La semana pasada hubo bastante trabajo y terminé de descuidar la casa. Así que esta semana me toca limpiar. No es la limpieza profunda que quisiera hacer, pero al menos no nadamos entre polvo y pelusa.
Entre las muchas cosas que limpié, estuvieron el mouse y el teclado.
Pucha que estaba mugriento…
El mouse fue algo que jamás pensé que tendría que limpiar (es óptico, vio?), pero se ve que en algún momento le entraron pelos y otras fibras y se me terminó estropeando la ruedita.
Así las cosas me animé y arreglé no uno, sino dos ratones. Me alegra, porque es del tipo de cosas que por más que le pida, Mr. Dorima siempre olvida hacer. Y así las cosas, pude revivir mi viejo Targus retráctil que es todo quichitito y apenas ocupa espacio en la minúscula mesa.
Y ya que estábamos… también limpié el teclado.
Y más mugre aun.
Que con toda vergüenza, ya le hacía mucha falta.
Le saqué todas las teclas, las lavé, las sequé y le limpié toda la base. Salió de todo. Pero claro, si yo cuando trabajo (que salta cualquier cantidad de cositas minúsculas) siempre me olvido de cerrar la bandeja…
Quedó pristino, aunque por algún motivo algunas teclas no andan del todo bien. ¿Loco, que querían? ¿Seguir mugrientas?
Como dije antes, la semana anterior fue de bastante trabajo. Entre las novedades (que se pueden ver siempre en el facebook de Ai Candies) están estas tortitas:
Torta arco-íris
La realidad es que TANTAS capas de diferentes colores fueron todo un desafío, lo que cada día me confirma que la porcelana fría no es el mejor material para trabajar así (digo, por capas). Así las cosas dudo mucho que estas tortitas ingresen al catálogo, ya que resultaron demasiado trabajosas.
Otra cosa que estuve haciendo, y con la que estuve obsesionada durante bastante (y a decir verdad, sigo) fue este relojito.
Me mandaría unos… 10 minutos.
La inspiración vino del relojito de Swimmer que me compró Sisti cuando estuvo en Japón (que menos mal, porque ya no se consigue!).
Aunque yo lo tengo en diferente color…
Mi impedimento para hacer el reloj-torta siempre fue que… pues… se ensucia. Unas dos veces por año bajo mi reloj para limpiarlo y la realidad es que tanto piquito junta demasiada mugre. Por eso estuve bastante tiempo hasta encontrar no solo un reloj que fuera más o menos customizable, sino uno que permitiera poner las frutitas atrás del vidrio. …Y que no costara un ojo de la cara, claro.
Acá dejo otra fotito, con detalles de las frutillas (cada semilla está moldeada y pintada a mano), las frambuesas y los arándanos.
Detalle
Otra cosa interesante de estos últimos días es que no estoy durmiendo siesta. No es que Bam-bam me deje (siempre tuvo algo contra verme dormir), pero también hay mucho que ordenar. No sé Uds, pero si hay algo que ODIO son las cositas en los estantes que claramente no pertenecen ahí. Libros sin colocar, cosas que devolver… muñequitos perdidos…
Lo peor igual es darse cuenta de no hay lugar para todo. Por ejemplo, el hecho de coleccionar la Fierro hace un par de años ha hecho que tenga que deshacerme de otras historietas. Esta vuelta le tocó a las viejas MixxZine (que adquirí una vuelta que Glénat había interrumpido el manga de Sailormoon) y la contemporánea edición que sacó Norma de Evangelion.
Desguasando historietas
Me dio algo de pena separar tanto manga para tirarlo, pero los hechos son que:
a) Glénat terminó Sailormoon, y lo tengo en tomitos.
b) Los libritos de Norma de la época son una porquería y se desarman solo de respirarles encima
c) Digan lo que quieran, Rayearth (que venía flipeado con Sailormoon) es un bodrio atómico.
Igual me siguió dando pena. Al fin y al cabo tirar tanto papel… Que al fin y al cabo su plata salió… Así que me puse a pensar, y decidí guardar esos mangas, para reciclarlos. Porque después de todo, tengo varias cajas bastante fisuradas a las que mal no les vendría una forrada.
Así las cosas, me conseguí otro hobbie más… Con interesantes resultados.
Sin duda mejor que antes.
Por último, anoche toda la familia fue al Konex (que he de admitir, parece un poco supermercado) a alentar a Mr. Dorima, que fue finalista del Art Vision Contest 2012 en fotografía.
¿La verdad? Un bodrio el evento y un quemo el jurado. Al menos Mr. Dorima se pudo chafar las impresiones de sus fotos, así que pronto tendremos más arte para colgar por la casa.
Lo que sí, no pude resistir sacarme una foto con mi foto.
¡Chupate este pomelo, soy modelo! xD

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *