Fachon

Estar casada con un fotógrafo significa que el que compra las revistas de moda en la casa es él. Nadie vaya a pensar que no soy yo quien lleva los pantalones, ¿no?

Pues uno de los jueguitos que a veces jugamos (y nada tienen que ver con el fichinerío) es tirarnos y mientras él ojea las fotos, yo tengo que adivinar el precio de las pilchas que me muestra.
Cabe destacar que entre que soy un cero a la izquierda para la moda y que la mitad de los precios es en pesos y la otra mitad en dólar, jamás acierto. Muy a pesar de que me haya dicho «OK, si acertás voy y te lo compro».

Pues bien, el otro día acerté y adiviné el precio de un abrigo para la lluvia muy chulo (y de algo así como $800).
«Ahora te lo tengo que ir a comprar. ¿Qué talle sos?» Me dijo, y nos reimos.

¿Qué le voy a hacer si soy ese cero a la izquierda en moda que disfruta revisando canastas de liquidación, y le duele horrores decidirse si se compra una remerita de US$15? Porque soy de esas que hasta que no se gasten del todo, sigue usando las fachas de la época del secundario. Y gracias a Gackt, TANTO no engordé (y si lo engordé, medio que lo bajé).

Así las cosas faltan 4 kg. Y talvez un poquito menos también. 🙂
A ver cuándo nos ponemos las pilas, gorda.

Deja un comentario

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Por qué no comienzas el debate?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − nueve =