Relicario de Slytherin

Posted on Sep 3, 2011 in Blog | 0 comments

No es de sorprender que toda la vida haya tenido un no-sé-qué por los guardapelos. Cosa de nenas, he de suponer: Joyería, tesoros, reliquias y vaya a saberse cuánta cosa más.

Como cualquier otra narda, cuando vi que Harry Potter tenía cosas de este estilo (para colmo mágicas, joder) obviamente flipé.
¡Para colmo la tapa del último libro (edición para adultos, claro) era el jodido guardapelo! ¡Y con un diseño zarpante! Tuve el bendito poster sobre mi cama por años.

Recientemente se me dio por navegar a través de un conocido portal de artesanías y vi que más de una loca (porque son todas mujeres, se huele de lejos) había hecho su versión del guardapelo.
Algunas mejores, otras peores, pero todas cotizaban a interesantes precios. ¿El problema? A todos parecía faltarles algo.
No es que vaya a decir que yo lo puedo hacer mejor, pero entre el desorden obsesivo-compulsivo y el gusto por las artesanías, me doy cierta maña.

Ni decir que fue más fuerte que yo, y tuve que conseguirme los materiales para hacerme el propio.

Como semana y media estuve estudiando el diseño del libro, chusmeando el trabajo de otros artesanos y muriendo de ansiedad mientras esperaba que me llegaran mis materiales.

Esta tarde (erm, ¿la de ayer?) llegaron los guardapelos y ni bien llegué a casa -a eso de las nueve de la noche- me puse manos a la obra. Va a ser la una de la mañana y joder, ¡todavía ni cené!


Pero en fin ¿está chulo o no está chulo?El grabado fue más fácil de lo que hubiera imaginado y a pesar de lo improvisado se ve bastante bien, aunque se niega a salir bien en las fotos.
Lo que fue verdaderamente engorroso fue adherir cada una de las 50 joyitas que lleva el condenado guardapelo. Mi espalda, cintura y cuello no se van a olvidar de eso en un buen tiempo.
Lógicamente, hay que admitir que de puro mal enganchada me puse a trabajar en la mesa de la PC, que no se caracteriza por su buena luz, y de ahí va todo cuesta abajo.


Este es el primer prototipo. No se supone que el interior esté grabado (en algún lugar hay que guardar el alma, ¿vio?) pero en alguna parte había que hacer la prueba de grabado. Y como quedó linda, la enchulé con más joyitas.

En algún momento deberá estar disponible en la tienda, salvo que me lo quieran quitar antes de las manos. Tengo una MUY limitada cantidad de materiales así que si alguien quiere uno, que no lo piense demasiado.

Comentate algo: