Pan para hamburguesas

Escrito en Abr 8, 2017 bajo Blog, Panes, Recetas | Sin Comentarios

Esta es una receta que me ha dado muchas satisfacciones y a la vez muchos dolores de cabeza. Los ingredientes y sus cantidades están casi iguales a los de mi libro de recetas del IAG/La Nación. El tema es que he preparado esta receta AL PIE DE LA LETRA varias veces ya y no logro que leve. Bah, sí lo logro… pero termina creciendo para los costados y termino con un pan XXL para mis hamburguesas talle S (estas de la carnicería se achican una barbaridá).
Todo esto me resulta un gran despropósito, ya que es un pan extremadamente delicioso.  De hecho, esta es la receta que inspiró este tuit:

 

 

Así las cosas  tuve que ingeniármelas para lograr que este bendito pan crezca.
Por ahí esta receta requiera un par de aditamentos un poco menos convencionales y sea más un recordatorio para mí que una receta para compartir con el mundo, pero si de acá alguien logra sacar aunque sea una idea de como lidiar con una fermentación rebelde, me daré por satisafecha.

 

Pan de hamburguesa

  • 1 sobrecito de levadura seca (30 g)
  • 500 g de harina 0000
  • 300 ml de leche
  • 10 g de sal fina
  • 30 g de azúcar
  • 50 g de manteca
  • 1 huevo batido para pintar

Antes que nada separamos la manteca, la medimos, y la dejamos que vaya tomanto temperatura ambiente mientras buscamos los otros ingredientes.

Entibiar la leche, agregarle la levadura y el azúcar y revolver un poco. Apartar.

En un bol mezclar la harina y la sal y luego agregar la mezcla de levadura con leche. Unir bien hasta lograr una masa bien integrada.
Agregar la manteca y amasar hasta obtener una masa levemente pegajosa.

Si tenés una batidora con ganchos de amasar todo esto se puede hacer directamente ahí.

Tapar con plástico y dejar descansar 15′. Mientras la masa descansa, pondremos a hervir una olla con agua.

Separar en 12 piezas de 70 g aproximadamente y armar bollitos más o menos redondos. Colocar los bollitos en una placa aceitada y colocarlos, juntos con la olla de agua recién hervida dentro del horno apagado durante 60 minutos.

Basicamente lo que nos armamos con la olla de agua hirviendo es una cámara de fermentación, que logra un ambiente cálido y húmedo donde nuestro pan puede levar con mayor facilidad.

Pasada la hora colocamos cada bollito crecido en un molde (en mi caso un cortante de 8 cm de diámetro y otros 2 de altura) y lo desgasificamos con los dedos apenas para que no sobresalga del molde.

Volvemos a colocar la placa en el horno (todavía con la olla en su interior), pero esta vez lo prendemos al mínimo y nos quedamos muy atentos al termómetro.
Cuando la aguja esté a punto de llegar a los 50°C apagamos el horno y dejamos levar los bollitos otros 45 minutos (o lo que tarde el horno en enfriarse).

Esta es otra forma de hacer una cámara de fermentación. Lo importante es que la temperatura no pase (al menos no mucho) los 50°C y se mantenga lo máximo posible. La olla con agua, como en el otro caso, ayuda a mantener la humedad.

Pasado este tiempo los bollitos deben tener un tamaño más o menos aceptable y los sacamos del horno, para precalentarlo a 180°C. Una vez en esta temperatura, pintamos con huevo batido y cocinamos los bollitos por unos 30 minutos o hasta que se encuentren bien dorados.

 

IMG_20170409_124334_072.jpg

El veredicto

Esta es una de esas recetas en que es algo malo el hecho de que esté tan buena. Y creo que este otro tuit lo describe bastante bien:

La última vuelta que hice esta receta y todavía con los pancitos en el horno Facu ya me estaba cobrando que “olía a facturas”. Y lógico que ni bien los saqué hubo que atacarlos no con hamburguesas, sino que con CUALQUIER OTRA COSA. Y es que es así, si no los congelo apenas enfrían los atacamos (y me incluyo).
¡Y no nos culpo! Una vez que logramos que leven en el sentido correcto se pasan de esponjositos. Y el sabor ni les cuento.

Esta receta la quise hacer porque para lo que comíamos hamburguesas con pan (poco) no me daba pagar tanto por los panes. ¡Pero nunca estaba de más tener unos pancitos en el freezer! Ahora que ya incorporamos esta receta y la hago habitualmente… Creo que triplicamos nuestro consumo de hamburguesas. Go figure.

 

Contate algo: