Tarta de ricotta de 3 ingredientes

Escrito en Ene 1, 2017 bajo Blog, Recetas | Sin Comentarios

Le agradezco mucho a la genia de Aiko por traer esta receta a mi vida. Con Aiko nos conocemos hace bastante y tengo la impresión de que estamos siempre muy pendientes de lo que cocina la otra. ¡O por lo menos yo sí lo estoy! Y nada de “Yo hago ravioles, ella hace ravioles”, ¿eh? Todo lo que postea Aiko en su FB es digno de tomar nota (¡a ver si un día aprendo!). En especial a variar un poco más mi menú.

Esta tarta la posteó hace relativamente poco y cuando le pregunté qué tenía, QUISE (así, desesperadamente). No costó mucho googlear la receta original y así tal cual la hice inicialmente… Y fue terrible fail. De sabor salió perfecta, pero se me rompió toda (al igual que a Aiko la primera vez que la posteó) por lo que me pareció menester hacerle algunos ajustes.

 

Tarta de ricotta de 3 ingredientes

  • 600 g de ricotta
  • 1 ½ latas de leche condensada (y como que es más fácil preparar 1 ½ receta)
  • 2 huevos
  • 1 ½ cucharaditas de esencia de vainilla (ok, son 4 los ingredientes, pero Uds me entienden y me bancan)

Precalentar el horno a 180°C.

Licuar todos los ingredientes juntos hasta lograr un líquido más o menos homogéneo (yo uso la minipimer).

Colocar en una tartera engrasada (o molde de silicona) y mandar al horno durante aproximadamente 75 minutos. (La receta original decía 30, pero ni de casualidad me alcanzó)

Dejar enfriar y mandar a la heladera en el mismo molde por varias horas. Esta tarta es muy frágil: es necesario refrigerarla, más si se la quiere desmoldar.

 

IMG_20170101_203250_473.jpg

Algunos pinchazos para ver si estaba bien cocida…


El veredicto

¡Mamita querida, Aiko me ha creado un monstruo! Por más que trato no me salen los suficientes elogios, y es que esta tarta es la gloria. La parte de arriba queda doradita y toda cuchi. La textura es de lo más agradable y el sabor… ¡Porriós, el sabor!
Inicialmente acá no daban dos pesos por la tarta (se me había roto y no se veía del todo bien) pero ni bien la probaron, repitieron. Y eso es otra cosa que pasa con esta tarta: no se puede no repetir.

Y acá llego a lo que creo que es el único contra de esta receta: queda muy chica. Por esto mismo es que básicamente mi versión es “una receta y media” de la original, con un poco más de huevo. Siento que este extra de huevo es importante, no solo porque no vamos a dividir en dos un huevo, sino que realmente es una tarta muy frágil a la que le viene bien un poquito más de “pegamento”.

 

IMG_20170101_203331_311.jpg

El posterior no es su mejor ángulo…

Así las cosas, no la recomiendo “para compartir”. Primero porque la quiero toda para mí, segundo porque no es grande, y tercero porque uno se puede bajar perfectamente un cuarto de tarta sin darse mucha cuenta. Si son más de cuatro comensales, es dejarlos con ganas de más.

Otra cosa que tiene esta receta, aunque no es necesariamente un contra, es que hay que tenerle paciencia. Supongo que se podría acortar la cocción, pero la verdad es que mientras más dorada, más rica queda. En ese sentido creo que la tendría incluso más tiempo en el horno. Lo segundo a tenerle paciencia es al enfriarla. Siendo que toma consistencia con el frío, no arriesgaría a que se me rompa (otra vez). Cuesta un poco más de paciencia, pero es tan rica que lo vale.

 

IMG_20170101_203445_217.jpg

Demasiado rápido se termina

 

En definitiva ya no se me ocurren otras maneras de describir lo increíble que es esta tarta. Que no les quepa la menor duda de que la vamos a repetir ad infinitum.
…O ad nauseam, lo que pase primero.

 

Contate algo: