Cobertura de arcoiris derretido

Escrito en Jun 18, 2015 bajo Blog, Recetas, Tortas/Cupcakes | Sin Comentarios

Ok, la torta no es realmente DE arcoiris… pero la idea tras el look de esta torta es que parezca cubierta de cera de crayón derretido. Y sí, no tiene tanto que ver con la torta en sí (al menos no con el bizcochuelo) sino con la cobertura.
¿Que cómo se me ocurrió? No señor, no se me ocurrió a mí. La encontré de casualidad buscando ideas copadas para una torta que tenía que llevar a un asado familiar para el cual no tenía ganas de hornear (de lo cual me arrepiento, ¡con este frío!).

Para mí lo primordial de esta recetona es poder hacerla con bizcochuelo comprado. No sé Uds, pero salvo la torta 1-2-3-4 de limón, cuyo bizcochuelo “es un sueño” (dixit Mr. Facundo) el bizcochuelo no me seduce gran cosa, sino más bien con qué uno lo acompaña (relleno, cobertura, etc). Aparte, no sé al resto, pero cuando le quiero poner más amor al relleno y/o la cobertura, no me dan ganas de preparar bizcochuelo, hornearlo, ¡cortarlo! y toda la bola.
De más está decir que se puede usar el bizcochuelo que uno quiera, sea vainilla, chocolate o cualquier otro sabor (¡arcoíris para más colores!), lo mismo que el relleno (ganache, mermelada, lo que sea realmente).
Como se trató de un evento familiar con muchos comensales usé 2 bizcochuelos para una torta imponente de alta. Si es menos gente, usar la mitad de todo.

Torta bicolor con cobertura de arcoiris

  • 1 bizcochuelo de vainilla de 3 capas (hecho o comprado)
  • 1 bizcochuelo de chocolate de 3 capas (hecho o comprado)
  • leche para humedecer
  • 1 kg de dulce de leche repostero
  • 600 ml de crema de leche (o Fleiscream)
  • 100 g de azúcar
  • 400 g de chocolate blanco
  • 2-3 cucharadas de glucosa
  • esencia de vainilla
  • colorantes alimenticios

Lo primero que hice fue cortar un cartón duro del tamaño del bizcochuelo, forrarlo con un plástico y apoyarlo sobre una tabla o bandeja (no la bandeja de servir). Todo esto va a tener más sentido más adelante.
Con una cucharadita de dulce de leche fijar la primera capa de bizcochuelo al cartón forrado.
Humedecer con leche, rellenar con 200 g de dulce de leche (aproximadamente medio pote) y cubrir con la siguiente capa. Repetir con todas las capas y tapar con la última. Cuidar de que esté más o menos parejo y mandar al freezer hasta que el dulce de leche (que seguro se salió por los costados) ya no esté pegajoso.

Batir 200 ml de crema con 50 g de azúcar y un chorrito de vainilla hasta que esté bien firme.
Cubrir el bizcochuelo ya relleno por todos sus lados a forma de crumb coat y mandar de nuevo al freezer. Esta cobertura sirve para fijar las migas y el dulce que he haya caído por los laterales, y luego poder colocar una segunda capa de crema con mayor facilidad.

Batir otros 200 ml de crema con 50 g de azúcar y un chorrito de vainilla hasta que esté bien firme. Cubrir de nuevo el bizcochuelo cuidando de que el exterior quede bien blanco y parejo. Mandar a la heladera al menos 1 hora.

Poco antes de que se cumpla la hora, trocear el chocolate y colocarlo con los últimos 200 ml de crema y la glucosa en el microondas por 30 segundos. Mezclar, y si no se derritió del todo mandarlo de nuevo al microondas por intervalos de 20-30 segundos, siempre mezclando.

Ojo Si, como a mí, derretir chocolate blanco te da dolores de cabeza (porque quedan grumitos de chocolate) pasá la ganache por un colador. Y comete los grumitos ahí mismo, para que aprendan (¿?).

Dividir la ganache resultante en la cantidad de colores que se pretende usar y colorear (yo hago siempre 6 colores). Apartar y dejar enfriar hasta obtener una textura viscosa.

Colocar una fuente grande en la mesa (para retener los sobrantes) y colocar algún objeto a forma de pedestal (yo usé dos latas de leche condensada). Sacar la torta del freezer y con cuidado (y ayuda del cartón) ubicarla sobre el pedestal.
Con una cuchara, chorrear cada color de ganache, intercalando los colores. Si se pone muy densa, calentar 7 segundos en el microondas.
Es importante chorrear la ganache y no esparcirla, ya que si levanta la crema se aclara.

Dejar chorrear unos minutos hasta que pare y pasar a la bandeja donde se va a servir.

 

 

El veredicto

Sabor

Esta torta y en especial su cobertura son una patada en los dientes de tan rica. ¿Y es que cómo pifiarla? No hay manera de que quede mal algo que incluya dulce de leche, crema y cantidades industriales de chocolate blanco. Me alegró la noche contarles a mis comensales qué (y cuánto) tenía esta torta y ver babear a más de uno.
Otro dato importante: Yo repetí. Y vi que no fui yo sola.

Apariencia

Si bien la torta quedó muy vistosa, a mi parecer le faltó. Mi primer punto flojo fueron los colorantes. El colorante en gel es molestísimo de mezclar en la ganache. No se notará mucho, pero también quedaron grumos de colorante. Para la próxima mejor me consigo colorantes líquidos.
Mi segundo y más triste fail fue el transporte de esta torta. En el coche se me ladeó de sobremanera y al tratar de acomodarla… pues no sé, pero terminó con forma de escalera. En el futuro voy a congelar lo que tenga que transportar…

 

Contate algo: