Boicoteo de Pascuas

Escrito en Abr 4, 2015 bajo Blog, Recetas | Sin Comentarios

Este año nos plantamos. Amo el chocolate como cualquiera, pero se fueron al recarajo con el precio de los huevos de Pascuas. Todo muy lindo, pero a casi $1 el gramo de chocolate se pueden meter los huevitos en el equivalente a por dónde los sacan las aves.

Así las cosas quise probar qué onda hacer huevitos de chocolate yo misma. O más o menos, porque al final se me ocurrió algo tal vez mucho más elaborado pero al mismo tiempo más cercano a mi zona de confort. Lo que sí: ¡De riiiiicoo!

Huevitos de chocolate rellenos de dulce de leche

  • 200-300 g de chocolate de taza
  • Molde para huevitos n° 5 (para que queden generosos bombones)
  • 200 g de dulce de leche (más o menos)
  • 100 g de chocolate blanco o baño de repostería blanco

En el microondas derretir el chocolate en tandas de 30 segundos. Si no está listo luego de 2 o 3 intentos, probablemente se pueda templar “consigo mismo” (el derretido con el que no se derritió del todo). Para lograr esto, mezclarlo bien hasta que esté homogéneo.

Fajinar el molde con alcohol y untar los bordes con chocolate con ayuda de una cucharita. Llevar al freezer o heladera por unos minutos. Hay muchos videos en YouTube sobre el tema, ante cualquier duda no está de más consultarlos. Una vez que el chocolate se ha solidificado bien, se sale casi solo al mover el molde un poco.
Repetir hasta alcanzar la cantidad de huevitos que se quiera (para esta receta, unos 30).

Rellenar la mitad de un huevito con una cucharadita de dulce de leche. Con otra cucharita, pasar apenas chocolate derretido por los bordes de otra mitad de huevito y unirla con la rellena. Si es necesario, pasar más chocolate derretido por los bordes.
Repetir 29 veces más. Si el clima no ayuda, mantener los huevitos y mitades que uno no esté usando en la heladera.

Derretir el chocolate blanco como hicimos con el negro y salpicar los huevitos ya armados. Si se usa baño de repostería cortar una puntita bien chiquita y decorar con el hilito resultante.
Guardar en la heladera bien escondido de todos.

 

 

Cupcakes de chocolate (con dulce de leche y crema)

  • 1 receta de bizcochuelo básico de Antie
  • 150 g de chocolate de taza
  • 300-400 g de dulce de leche
  • 300 ml de Fleiscream o 500 ml crema de leche endulzada

Preparar el bizcochuelo y antes de colocar el polvo de hornear agregarle el chocolate derretido. Batir por varios minutos.
Hornear a temperatura moderada de 15 a 20 minutos.

Con un cuchillo ahuecar el centro de los cupcakes y con cucharita (o manga, lo que sea más cómodo) rellenar con el dulce de leche.

Batir la Fleiscream (o la crema) hasta que quede firme y con una manga decorar los cupcakes, cuidando de tapar el relleno de dulce de leche.
Coronar con un huevito de chocolate.

 

 

El veredicto

Estuve varios días para hacer esto, pero valió la pena. El bizcochuelo creció un montón, quedando gordo y esponjoso. Lo rellené con un rico dulce de leche (La Serenísima Clásico es mi elección cuando no hago casero). La Fleiscream se infló como una nube y los huevitos-bombones quedaron increíbles.

Pero Antie… ¿qué corchos es eso de “Fleiscream”?
Fleiscream es un sustituto vegetal de la crema de leche. La conocí de casualidad en el Vital y me gusta mucho usarla para repostería y helados. Paso a contar por qué:

  • Ya viene endulzada y con sabor a Chantilly.
  • Nutricionalmente es menos gorda que la crema de leche (no demasiado, pero después de bajar 16 kilos cada caloría cuenta).
  • Se bate más rápido y se estabiliza mejor (no depende tanto de la temperatura). Tampoco se pasa (al menos no tan fácilmente).
  • Incorpora más aire hasta triplicando su volumen (a diferencia de la crema que no suele pasar del doble) por lo que rinde más.
  • Por lo anterior, al batirla se usa menos Fleiscream que crema y como consecuencia se come menos. No sé si será específicamente por eso, pero la comida resulta más liviana.

Como no todo son rosas, también hay algunos contras:

  • No es tan sabrosa como la crema.
  • Al resultar más liviana, de poder, varios comensales repiten (por si contabas con las sobras para algo)

 

 

A pesar de lo mucho que costó hacer todo (2 tardes para los huevitos, 1 día para los cupcakes y la decoración) creo que valió la pena. Básicamente también porque lo que gasté en cajitas ni siquiera hubiera alcanzado para un huevo. Si vamos a regalar, vamos a hacerlo bien, n’est pas?
¿Boicotear la industria chocolatera? No. Tiene. Precio.
(Salvo que sí, y por eso mismo boicoteamos)

Me queda pendiente para la próxima receta (…que lo amerite) dejar de ser tan floja y comprarme una manga como la gente. ¿La actual? Diría que es de juguete, por la poca capacidad que tiene y lo berreta que es.

 

Contate algo: