Puré de papas glorificado

Escrito en Ene 26, 2015 bajo Blog, Recetas, Salado | Sin Comentarios

Desde que estoy a dieta embarqué en la búsqueda de platos nuevos que no sean demasiado complicados de preparar. Siendo que estoy entrenando bastante (si es que en la vida entrené tanto como ahora) me pareció interesante incorporar más fuentes de proteína. El jamón en ese sentido no está nada mal.
Desde hace mucho que compramos el jamón por pieza en el mayorista, y la realidad es que ya me estaba hartando de hacer siempre lo mismo (sandwiches, tartas, omelettes, etc).

Creo que fue a través de Yummly que me topé con una receta de algo similar. El tema fue que aparte del jamón no tenía nada en casa… Así que bajé a comprar y fui cocinando mi versión en la cabeza. Fue interesante investigar bien qué sería esta preparación, ya que ni “sopa” ni “guiso” realmente me convencían. Pero siendo que desde la sopa al estofado (pasando por el chowder) son términos suficientemente ambiguos, mejor quedarme con los dos términos.
Lo siguiente es lo que salió:

Sopa-guiso de papas y jamón

  • 1 k de papas
  • 750 g de jamón cocido
  • 1 l de leche descremada (o entera, la que uses)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cubitos de Sabor en Cubos Knorr sabor 4 Quesos
  • Condimentos a gusto y elección (sal, pimienta, ajo en polvo o escamas)

Lavar bien las papas. Como a mí me gusta mucho la cáscara no las pelo. Cortarlas en cubos medianos.

Mandar los cubos de papa con el litro de leche a la olla en fuego máximo. Agregar el aceite de oliva, los cubitos de 4 quesos, la pimienta y el ajo (no es error no haber incluído la sal).

Mientras todo va empezando a cocinarse, cortar el jamón en cubitos bien chiquititos y agregarlos a la olla. Cada tanto fijarse como va la olla, no sea cosa que la leche rebalse.

Una vez que haya hervido cocinar con la olla destapada a fuego medio (o mínimo), revolviendo cada tanto para que no se pegue al fondo durante más o menos media hora.  O hasta que las papas estén deshechas, lo que pase primero.

Retirar del fuego y probar. Hacer los ajustes de condimento que uno juzgue necesarios.

Servir así nomás, o con queso rallado si se es bien chancho.

 

Una foto publicada por Antares (@antares_chan) el

No sean mugrientos como yo, usen cuencos limpitos.

El veredicto

La verdad jamás me imaginé que se podía hacer algo tan rico con tan poco esfuerzo y tan pocos ingredientes. La “sopa” resultante es densa y sabrosa, con pedacitos de papa casi hecha puré y jamón destacando. Me abstengo a hablar del sabor, ya que todo lo que yo hago termina excedido en ajo (¡y es así como me gusta!) pero si te gustan los ingredientes, no hay manera de no disfrutar este plato.
Que sí, es un puré de papas glorificado. Porque es eso lo que termina siendo si se lo seca bien y/o se le agrega algo de manteca.

La receta rinde unas 8 porciones. Lo que sí, es un plato que LLENA. Fue luego de comerme 1/6 que me di cuenta que era too much. Mejor, rinde más. E incluso se le puede agregar más leche si es que resulta demasiado pesado.

Lo que sí, siendo que la papa guarda tan bien el calor, mejor preparar esta comida en invierno, no en medio de un alerta amarillo de olas de calor como su humilde servidora.

 

Contate algo: