Chips de cebolla

Escrito en Sep 11, 2014 bajo Blog, Recetas, Salado | Sin Comentarios

Cuando la economía y el correo lo permiten, soy de esas personas que se compran aparatejos raros chinos. Habrá sido alrededor del año 2008, tal vez 2009, que me compré una de esas rejillitas para hacer papas (no) fritas en el microondas.

La mía no es tal cual, pero es muy similar y la adoro. Sin haberme aventurado demasiado con el aparatejo he hecho snacks no solo de papa sino que también de calabaza, manzana, etc. Y no sé que bicho me habrá picado, pero el otro día se me ocurrió cómo quedaría si usara cebolla.

Siendo que no me imagino encontrar recetas específicas para el chindougu este, me tiré a googlear cómo quedarían hechos en horno. Ahí fue cuando me horroricé, ya que todas las recetan indicaban un tiempo de cocción de 2 horas… ¡por lado!
“No way, José”, pensé y decidí probar con mi rejillita.
El primer intento no fue del todo satisfactorio. El segundo fue mejor, y el tercero fue todo lo que esperaba, tanto que decidí que ni necesitaba la bendita rejillita. Paso a relatar el que me quedó mejor:

Chips de cebolla

  • Cebollas, cantidad que uno quiera
  • Plato para microondas
  • Sal, azúcar, etc. para aderezar

Pelar la cebolla, cortarla en 4 y separarla en sus capitas.

Colocar cada capa sobre el plato apto para microondas. Yo uso una tartera y me gusta “parar” las capitas en los bordes para facilitar el secado.

Mandar al microondas por tandas de 3 minutos en potencia alta. Cuando están al punto deseado sacarlas, despegarlas del plato si fuese necesario y servirlas. Para cuando uno las sirve ya perdieron la mayoría del “sudor” de microondas y están bastante crocantes.

Lógicamente el tiempo exacto depende de cada microondas y lo ideal es chusmear entre tanda y tanda a ver como viene la mano. En el mío sucede lo siguiente:

  • Primera tanda: Las cebollas se cocinan y se ablandan, por lo que se caen de los bordes. Con toda la paciencia vuelvo a acomodarlas.
  • Segunda tanda: La mayoría de las cebollas se quedan en el lugar (no le doy bola a las que se caen) y empiezan a aparecer señales de tostado.
  • Tercera tanda: Ya están todas más o menos tostadas y listas.

Aderezar (no es que sea realmente necesario) y mandárselas sin vergüenza.

 

El veredicto

Diría “Holy cannolli!” pero no quiero sonar como una demente. (¿Tarde?)
Si te gustan las cebollas estos chips son lo tuyo, ya que al ser básicamente cebolla deshidratada y medio tostada, el sabor se concentra y queda bien fuerte sin ser irritante. La capas no se llegan a cocinar parejo, por lo que tampoco se tuestan parejo y si uno sabe bien el color que busca, puede llegar a lograr la combinación perfecta entre el dulzón de la cebolla cocida y el amarguito de la cebolla tostada.
El sabor se PASA de concentrado, si te gusta el sabor natural esta recetonta te va a encantar. Como si fuera poco el sabor persiste con ganas en la boca, por lo que no te vas a olvidar de estos snacks fácilmente. Para colmo, al no llevar ni aceite ni nada tienen las mismas (y pocas) calorías de la cebolla cruda.

¿El único “con”? Rinde poco. El puñado que se ve en la última foto corresponde a una cebolla mediana entera y es la misma cantidad en el microondas. Si bien es genial poder hacer en 9 minutos lo que en horno tardaría horas, no estaría mal lograr hacer estos chips de a mayores cantidades. ¿Tal vez si pongo más contenedores concéntricos dentro de la tartera? Vale la pena intentarlo.
Por lo pronto está genial para sacarse las ganas de algo rico y crunchy, pero al mismo tiempo hipocalórico, bajo en sodio, nulo grasas y todos esos etcéteras saludables que me suelen importar un pomo. xD

¡Pepsico copate e industralizate esta! (A decir en el tono más cabeza posible)

 

Contate algo: