Bizcochuelo de Manzana y Canela

Escrito en Jul 14, 2014 bajo Blog, Recetas, Tortas/Cupcakes | Sin Comentarios

Este es el tipo de receta que me hace pensar que no sé mucho de cocina. Para mí es un bizcochuelo común y corriente… Aunque si me dicen que no lo es, les creo. Será que de tanto chusmear en Yummly ya se me revolvieron la ideas.

Hoy se me enfermó el crío. Bah, ya venía medio malito desde anoche… Será que no se me enferma nunca que veo estos días como relativamente “especiales” y me dan ganas de apapacharlo.
Hace algunos días que me venía pidiendo bizcochuelo de manzana así que aproveché que estaba enfermucho y se lo hice. (Y de paso aproveché las manzanas que el muy turrito me pidió, jamás comió y quedaron en la heladera hace semanas).

Torta de manzana y canela

Preparar el bizcochuelo según la receta y agregarle la canela.
Una vez batido todo cortar las manzanas en 4, sacarle los centros y cortarla bien finito. Como tengo una, uso la mandolina para hacer papas fritas, que las deja finísimas. Supongo que no ha de ser muy diferente pasarlas por la procesadora.
Pelar las manzanas es opcional. Yo de puro vaga prefiero dejarlas con cáscara.

 

Una foto publicada por Antares (@antares_chan) el


 

Agregar la manzana al bizcochuelo y batir un poco más hasta que esté todo más o menos integrado. La manzana pierde algo de humedad al batirla, por lo que es común que la masa quede algo líquida. Llevar al horno a 220°C. Si se hacen como cupcakes/muffins (“cerebritos”, según mi Má) alrededor de 20 minutos por docena. Si se hace como torta entera, unos 45-50 minutos. Con la cocción vale aclarar que como esta torta lleva fruta queda bien húmeda y no es raro que al pincharla el cuchillo salga un-cachito-de-nada “sucio” a pesar de que ya esté todo cocido. Ojo con eso.

 

Una foto publicada por Antares (@antares_chan) el

El veredicto

No es la primera vez que hago este bizcochuelo/muffin/torta y la verdad es que siempre es un agrado. Esta vez simplemente le agregué un poco de canela, que en realidad puede perfectamente obviarse. La masa no crece mucho y el resultado no es demasiado vistos, pero queda una torta súper húmeda y rica. Perfecta para acompañar con un té o café estando todavía tibiecita.

Al final mucho que había pedido, de tan enfermucho el heredero no me tocó un solo pastelito. Hasta que diría “más para mí” pero estoy a dieta y realmente me da pena que no los pueda disfrutar. Por suerte no es para tanto, ya que la receta rinde bastante (30+ muffins) y se congela perfectamente.

 

Contate algo: